10 cosas para hacer en Praga

Como la “Ciudad de las Mil Torres”, Praga es una de las gemas arquitectónicas de Europa. Desde el gótico y el barroco hasta el Renacimiento y el Art Nouveau, la ciudad que atrae a más y más turistas cada año. Las calles estrechas se abren a fantásticas plazas que albergan casas de aspecto medieval y edificios históricos que esperan su exploración. ¡Y eso no es todo! La rica escena cultural de la ciudad ofrece una amplia gama de actividades para todo tipo de turistas, ¡así que estamos seguros de que te encantará la capital checa! ¡Hay muchas cosas que hacer en Praga, un mes no sería suficiente, pero hemos elegido las más importantes para ti!

1) Explora el casco antiguo

Presumiblemente, la parte más antigua de Praga también es lo primero que visitan los turistas cuando llegan a la capital checa. El centro del casco antiguo de Praga es la Plaza de la Ciudad Vieja, que ha sido el principal mercado de la ciudad durante más de un milenio. Es el hogar de los principales lugares de interés, incluido el famoso Reloj Astronómico de la ciudad, que data del siglo XV y es famoso por su procesión de los Doce Apóstoles cada vez que ocurre entre las 09:00 a.m. y las 11:00 p.m. Además del reloj, la plaza en sí es un lugar perfecto para admirar la impresionante arquitectura de la ciudad, como el Ayuntamiento, la hermosa Catedral de Týn y la monumental Iglesia de San Nicolás, así que comienza tu recorrido y disfruta de varios artistas callejeros, músicos y mercaderes.

2) Paseo por el Puente de Carlos

El Puente de Carlos en Praga es una de esas cosas que son totalmente gratuitas, pero invaluables. Este puente del siglo XIV es una de las experiencias más agradables de viajar a Praga y un simple paseo es suficiente para que te enamores de la ciudad. El puente fue encargado en 1357 por Carlos IV para reemplazar un puente Judith más antiguo que había sido arrastrado por las inundaciones. A pesar de que se completó en 1390, las 30 estatuas llamativas, de las cuales la más famosa es la estatua de San Juan de Nepomuk, se agregaron solo en el siglo XVII, mientras que el nombre de Carlos data del siglo XIX. El puente está construido con bloques de piedra arenisca, flanqueados en cada extremo por torres fortificadas, las Torres del Puente de la Ciudad Pequeña y la Torre del Puente de la Ciudad Vieja.

3) Visita el Castillo de Praga

El Pražský hrad o Castillo de Praga, es la atracción más popular de Praga. De pie sobre la orilla izquierda del Vltava, las torres y palacios del castillo dominan el centro de la ciudad como en un cuento de hadas. Dentro de las paredes se puede ver una fascinante colección de edificios históricos, museos y galerías que son hogar de algunos de los mejores tesoros artísticos y culturales del país. Situado en Hradcany, el distrito del castillo, ha sido tradicionalmente la sede de los gobernantes checos y hoy es la residencia oficial del Presidente checo. No se cobra entrada a los terrenos del castillo, pero se pueden visitar muchos edificios, como la Catedral de San Vito, la Basílica de San Jorge y Golden Lane, con un boleto de entrada combinado.

4) Tome un crucero por el río Vltava

Ver Praga desde el río Vltava es una experiencia especial y ofrece una manera de ver todos esos edificios y monumentos medievales desde una perspectiva diferente. Los cruceros pueden ser caros, desde 12 € hasta 30 €, pero vale la pena, y dependiendo del momento en que se embarca, también se puede almorzar o cenar. Por la noche, el agua refleja las luces de la ciudad, y el castillo se eleva por encima en el oeste. Para una experiencia verdaderamente inolvidable, tome este tipo de crucero con un poco de música ligera de jazz y una cena a la luz de las velas. Vea todas las ofertas y decida cuál es la mejor para usted, pero tenga en cuenta que todas ellas son un escape perfecto del bullicio y ajetreo de Praga. Incluso el famoso compositor checo Smetana creó una oda al poderoso río que divide a Praga en dos.

5) Disfruta de la vida nocturna

La vida nocturna de Praga tiene todo lo que necesitas. La ciudad te garantiza una buena noche de entretenimiento, sin importar cuál sea tu ritmo. Sin embargo, la ciudad es mundialmente conocida por su jazz y música clásica, y hay muchos locales de música en vivo que garantizan mucha diversión, así que asegúrate de probar al menos uno. Para los clubbers que hay entre ustedes, hay numerosos lugares a los que ir, dependiendo de si te gusta el pop, el rock, el latin, el hip-hop, el techno o cualquier otra cosa. Praga lo tiene todo! En Praga se puede disfrutar de la cerveza asequible y casera, por lo que no debe preocuparse de tener que vaciar sus bolsillos para salir de noche. Los lugares favoritos tanto entre los lugareños como entre los turistas son Cross Club, U Sudu, Chapeau Rouge, Deja Vu, Legenda, Duplex, Karlovy Lazne, Sasazu, etc.

6) Bebe una cerveza famosa

La República Checa ha sido la capital de la cerveza desde el siglo X y es el país con el mayor consumo de cerveza per cápita en el mundo. Los checos dicen tener la mejor cerveza, o como lo llaman, pivo, en el mundo, Praga es el mejor lugar para probar su afirmación. Como la gente de allí es tradicional cuando se trata de esto, las cervezas no son muy populares en el país y las marcas checas más famosas se centran estrictamente en cervezas lager. La gran variedad de bares de la ciudad ofrece famosas cervezas checas como Budvar y Staropramen, junto con cervezas artesanales de las mejores cervecerías del país. La mayoría de las cervezas checas son ligeras, elaboradas de forma natural a partir de lúpulos recogidos a mano. Aquellos de ustedes que son fanáticos absolutos de la cerveza deben asegurarse de visitar el Museo de la cerveza de Praga, que ofrece más de 30 cervezas de calidad de barril.

7) Ver la Catedral de San Vito

La Catedral de San Vito es el edificio sagrado más grande e importante de Praga. Además de todos los servicios religiosos, las coronaciones de los gobernantes checos también tuvieron lugar aquí. También es el lugar de descanso de muchos patronos santos checos, soberanos, arzobispos y nobles. La catedral se encuentra en la zona del castillo y se puede ver si desde cualquier punto de Praga. Aunque la catedral parece muy antigua, en realidad solo se completó en 1929. En el interior, los visitantes pueden ver la tumba de San Juan de Nepomunk, la espléndida capilla de San Wenceslao y las magníficas vidrieras de estilo Art Nouveau. Los visitantes pueden ingresar a la primera parte de la Catedral de San Vito de forma gratuita y las visitas a Praga incluyen esto en su itinerario.

8) Sé testigo del antiguo gueto judío

El barrio judío o Josefov, como lo saben los lugareños, se encuentra entre el casco antiguo y el río Vltava. Su historia comenzó en el siglo XIII cuando a los judíos que vivían en Praga se les ordenó abandonar sus hogares y establecerse en esta área. Se prohibió a los judíos vivir en cualquier otro lugar de la ciudad y se les unieron otros judíos exiliados del resto de Europa. Aunque gran parte de los edificios en esta área fueron destruidos a fines del siglo XIX, quedaron muchos edificios significativos, incluidas seis sinagogas que definitivamente merecen su visita. Durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler dejó a Josefov solo, incluso expandió su riqueza con artefactos judíos, ya que deseó que se convirtiera en “un museo exótico de una raza extinta” al final de la guerra. Hoy en día, Josefov alberga el Museo Judío de Praga, el Museo de Artes Decorativas, tiendas de alta gama y excelentes restaurantes, y es también el lugar de nacimiento del gran Franz Kafka.

9) Camina por las calles de Mala Strana

Al otro lado del río, desde el casco antiguo, se encuentran las calles barrocas de Mala Strana, que datan de los siglos XVII y XVIII, de clérigos y nobles católicos en los terrenos de los palacios renacentistas establecidos por sus predecesores protestantes. En el corazón de Mala Strana se encuentra la plaza barroca que ofrece pequeñas tiendas, bares y restaurantes checos tradicionales y fantásticas vistas de Vltava. Sin embargo, la parte más importante de esta área es la estatua conocida como el Niño Jesús de Praga (Niño de Praga). Todos los días, cientos de personas, tanto locales como turistas, visitan este santuario para orar, inclinarse y hacer deseos. El origen de la estatua es desconocido, pero se remonta al siglo XVI.

10) Prueba la cocina local

No es solo una cerveza deliciosa en la República Checa. Durante su estancia en la capital, trate de evitar la comida rápida y asegúrese de disfrutar de la cocina tradicional checa. Es difícil decidir por dónde empezar, por lo que intentaremos mencionar todo lo que es obligatorio. Su cocina no es exactamente un sinónimo de cocina saludable, pero al final todos encuentran algo que aman. Cuando se trata de sopas (polevka), las sopas de papa y ajo son favoritas absolutas entre los checos, luego tenemos goulash de ternera, cerdo asado con albóndigas, queso frito, escalope de cerdo, pollo asado, todo tipo de salsas y deliciosos postres, como la miel pastel (medovnik), trdelnik, strudel de manzana y mucho más.

Leave a Reply