Lugares

Jardín Inglés de Múnich – Englischer Garten

El Englischer Garten de Munich es uno de los parques urbanos más grandes del mundo; se extiende unos 5 km y abarca 373 hectáreas. Está notablemente trazado al estilo campesino y e sun lugar excelente para picnics familiares los fines de semana y para tomar el sol. Los ciudadanos de Munich tienen una actitud muy liberal con respecto al cuerpo y no les importa tomar el sol desnudos en público. La hierba crece elevada y sin cortar, salpicada de dientes de león amarillos todo ofrece el aspecto de un parque dejado a su aire, pero la informalidad forma parte de su encanto.


Munich debe si jardín inglés a Benjamin Thompson, un soldado estadounidense que entró al servicio del elector Karl Theodor en 1798 y que reformó rápidamente el ejército bávaro y realizó numerosas contribuciones en campso tan diversos como la agricultura y el cuidado de los pobres. Convenció al elector  para que transformara en un parque la marisma existente al norte de la Residenz, según el modelo de los jardines románticos ingleses del siglo XVIII.


Su Chinesischer Turrm (torre China) construída en 1789 y modelada según la pagoda d elos Jardines Kew en Londres se halla rodeada actualmente por una cervecería muy popular. La Rumfordhaus (1791) fue construida para que se pareciera a un pabellón de verano de los oficiales ingleses coloniales.
Progresivamente se fue aumentando los encantos del Jardín Inglés y sobre todo el jardinero paisajista Ludwing von Sckell que en 1803 suavizó el aspecto militar del escenario original.

Los Monópteros, una rotonda  erigida por Leo von Sckell que en 1837 sobre una colina artificial ofrece un exquisito panorama sobre el jardín y el cercano perfil de Munich para ver la Ludwingskirche, la bóveda y las cúpulas de la Theatinerkirche y la catedral. El jardín aparece salpicado de estatuas de sus ilustres creadores, como el elector Karl Theodor, el conde Runford y von Sckell.

Varias corrientes de agua fluyen a través del jardín. Un lugar refrescante es el restaurante “Seehaus” que domina el Kleinhesseloher See, por donde se deslizan cisnes, patos y ocas. Por el jardín no cruza tráfico, excepto unos pocos autobuses y ciclistas y algunos carruajes con turistas. Una innovación seductora es uns endero arbolado que se inicia en la parada del autobús de la Torre China: los árboles son identificados con pequeñas placas que dan sus nombres en alemán y latín. La Japanisches Teehaus ofrece ceremonias de té japonesas por las tardes del segundo fin de semana de cada mes entre mayo y octubre (reservar plaza con antelación: tel: 224319).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *