La ciudad de Cáceres

La ciudad de Cáceres, en Extremadura, situada en la ruta de la plata desde la que originariamente fuera construida por los romanos, es un lugar muy frecuentado y convulso desde los inicios de su historia. Ha sido declarada Ciudad Monumental por su valor patrimonial. aunque a la par ofrece la tranquilidad que tanto buscaban los senadores romanos en sus retiros, así como también lo quiso para sí, el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, donde en el monasterio de Yuste pasó sus últimos días, buscando la tranquilidad del final de sus días, esta ruta última ruta que hizo el emperador es hoy en día recordada por la llamada Ruta del Emperador, que va recorriendo su peregrinar por toda España hasta llegar al monasterio.
Su riqueza arquitectónica ha eclipsado durante mucho tiempo el valor ambiental que confiere a la ciudad la confluencia de tres Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en el municipio: Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes, Sierra de San Pedro y Colonia de Cernícalo Primilla de la Ciudad Monumental de Cáceres, lugar donde se concentran especialmente las actividades de este Festival.
Uno de los atractivos principales de la ciudad son sus murallas de adobe, aún en pié en muchas partes de la ciudad, junto con su Concatedral de Santa María, la preciosa casa consistorial y diversos palacios fortaleza que hay en la ciudad, entre los que destacan el de los golfines de abajo, del siglo XV-XVI , la casa del mono, del siglo XV donde se ve una clara muestra del gótico tan presente en muchos rincones de la ciudad o la torre del ave, uno de los edificios más antiguos de la ciudad junto al palacio carvajal que datan los dos del siglo XII.
Las torres y los arcos son otros elementos muy presentes en la ciudad, donde destacan el arco de la estrella, del siglo XVII o la torre bujaco, situada en la plaza mayor de Cáceres. Y en sus inmediaciones podemos disfrutar de varios castillos, la mayoría actualmente en manos de propiedad privada, que se dedican a la hostelería, como los castillos de Arguijuelas de Abajo y Arriba, los dos del Siglo XV y en perfecto estado de conservación.
Tampoco se puede pasar de alto el lugar que posiblemente sea el más antiguo en muchos kilómetros a la redonda como es la cueva de Santa Ana, donde se cree que tienen más de un millón de años de antigüedad.


La riqueza ornitológica de la ciudad de Cáceres representa un atractivo más para  visitantes y turistas, que siempre se sienten sorprendidos por las espectaculares torres repletas de nidos de cigüeñas, los cernícalos primillas cerniéndose en el cielo o los sonoros bandos de vencejos comunes sobrevolando calles y plazas.
Los parques y jardines de la ciudad, en especial el Parque del Príncipe, acogen a numerosas especies de aves y en ellos es posible realizar recorridos ornitológicos donde pueden observarse aves muy interesantes (rabilargo, picogordo, pico picapinos, papamoscas gris, petirrojo, curruca capirotada, etc.).
Las fiestas más populares de Cáceres son las de Las Candelas y San Blas, se celebran los tres primeros días de febrero y es una buena ocasión para ver una buena muestra de los vestidos regionales de la zona, que los jóvenes de Cáceres llevan para la noche del 2 de febrero.
La patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la montaña, celebra su día grande el primer domingo de Mayo, que es cuando vuelve a su templo, hasta entonces, se conserva en la ciudad, gracias a la romería previa que se hace para ir a buscar a la Virgen la semana antes del Patrón.

 

El mes de mayo es un mes grande en Cáceres, ya que a finales de mes, se celebra la feria de Cáceres, lugar de celebración y alegría entre los habitantes de la ciudad y los foráneos.

Leave a Reply